MIGRANTES

MIGRANTES

sábado, 19 de enero de 2013

NO AL RACISMO Y UN NO A LA DEPORTACIÓN

MIGRANTES Y DERECHOS HUMANOS
By Gerardo Velázquez de León

Sáb, 2013-01-19 10:06

Un operativo antiinmigrante en el estadio de la Universidad de Phoenix, durante el partido amistoso entre México y Dinamarca, sería una real y legítima estupidez. Ni Justino Compeán, como presidente de la Federación Mexicana de Futbol, ni los ejecutivos de Soccer United Marketing han recibido llamadas para advertirles de lo que grupos promigrantes de Arizona han manifestado.
El grupo de defensa de mexicanos Tonatierra solicitó que no fuera a jugar la Selección porque sería generar recursos para un gobierno que ha maltratado a nuestros paisanos con su fuerte y absurda legislación, como si fuera únicamente en Arizona donde maltratan a los hispanos. Tal vez por la popularidad del gran racista estadounidense Joe Arpaio, un sheriff que acaba de cumplir 80 años de edad y que en su reciente reelección sigue presumiendo que es el hombre que más odia a los mexicanos ilegales. Es patético que sigan permitiendo las declaraciones de un señor que lleva 6 periodos de cuatro años cada uno en la comisaría del pequeño
condado de Maricopa. Pero el deporte va más allá de las decisiones racistas de gobiernos locales.
La gobernadora republicana Jan Brewer sabe que llevar a su gran aliado, el sheriff Arpaio y a policías de migración al estadio para deportar a cuanto mexicano no enseñe papeles, es una aberración a lo que busca el gobierno federal de Estados Unidos. De entrada, sería ilegal hacerlo, así que estaría jugando con fuego.
Hemos recorrido muchas ciudades de Estados Unidos por los partidos de la Selección Mexicana y en cada una de las plazas en donde se presenta tenemos contacto con mexicanos ilegales. En ningún sitio es color de rosa, en todos los estados de Estados Unidos existe una fuerte discriminación y sobre todo una alta persecución, no es nada más en Arizona y tampoco en el condado que se jacta de ser el más antiinmigrante como presumen en Glendale, donde dicho sea de paso tiene su residencia la gobernadora Brewer.
Soccer United Marketing (SUM) eligió jugar este partido en Arizona por una simple razón. Cuando en el mismo año existe Copa Oro y los cinco partidos amistosos que tienen por contrato con la Federación Mexicana de Futbol, tratan de no repetir ciudades. Es lógico porque acudir a un partido de la Selección no es nada barato y así garantizan que su inversión sea un buen negocio. La Selección jugará en el 2013 una docena de partidos, 6 de Copa Oro y cinco amistosos y uno de eliminatoria (que no tiene nada que ver SUM). Es decir, se deben encontrar 11 diferentes plazas para presentarse.
Seguramente para Copa Oro serán Los Ángeles, Chicago, Nueva York, Dallas, Houston y Charlotte. Para amistosos les queda Phoenix, San Francisco, San Diego, Seattle y Miami, por decir solamente algunas. Así que los grupos antiinmigrantes en vez de apoyar a sus paisanos intentan hacerse famosos aprovechando los medios de comunicación. El problema de ilegales nada tiene que ver con el deporte, sería una cobardía no programar juegos en zonas de conflicto migratorio sólo porque algunas autoridades muestran su ignorancia, están caducas en sus ideas y sus complejos los sacan a relucir. Los paisanos en Arizona tienen el mismo derecho de ver a su Selección como lo tienen en California, Texas, Nueva York, etcétera.
El 30 de enero iniciará el complejo año de la Selección Nacional. Será en Arizona, aunque exista el sheriff (parece que estamos hablando de caricaturas o de principios del siglo XX) a quien no le gusten los mexicanos, aunque a la gobernadora se le hinche el hígado y aunque los grupos proinmigrantes quieran llamar la atención y aprovechen el futbol para lograr su fin.
 
Nota: El título fue editado, pues consideramos inadecuado dar un si al racismo, pues el racismo en muchos casos es uno de los argumentos para deportar a los migrantes.
http://www.record.com.mx/blog/racismo-si-deportacion-jamas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada